El uso de cama suplementada con zeolita natural aumentó la producción de pollos de engorde

 

 Ver Documento Original (Ingles)

 

  1. Eleroğlu 1 y H. Yalçın 2 #

1 Universidad Cumhuriyet, Şarkışla Aşık Veysel Vocational High School, 58400 Sivas, Turquía

2 Universidad Cumhuriyet, Departamento de Ingeniería Geológica, 58140 Sivas, Turquía

 

Resumen

El objetivo de este estudio fue conocer la influencia de la zeolita natural, constituida principalmente por clinoptilolita y mordenita, como componente del material de cama en gallineros, sobre el comportamiento de los pollos de engorde y sobre algunas características de la cama. Se midieron la ganancia de peso vivo, el consumo de alimento, la eficiencia alimenticia, la viabilidad y las anomalías en las patas y el cuerpo de los pollos de engorde y el contenido de humedad de la cama durante un período experimental de seis semanas. Un galpón de pollos de engorde se dividió en 12 secciones utilizando particiones de duralita de 1 m de altura que impedían el intercambio de aire entre las secciones y se sembró con 15 aves / m 2. Se añadió zeolita natural a las virutas de madera a niveles de 0% (control), 25%, 50% y 75% del volumen total de arena. El espesor de la cama fue de 5 cm en todos los grupos. La adición de zeolita en todos los niveles mejoró el rendimiento de los pollos de engorde significativamente por encima del control. Al final de la prueba de seis semanas, la zeolita no afectó significativamente el consumo de alimento, (g), 3547, 3381, 3472 y

 

3421, pero dio como resultado un mayor peso vivo de los pollos de engorde desde 1935 g en el control hasta 1970, 1996 y 1978 g para los respectivos tratamientos con zeolita. En consecuencia, la eficiencia de la alimentación mejoró significativamente de 1,83 g de alimentación / g de ganancia en el control a 1,71, 1,74 y 1,73 g de alimentación / g de ganancia en los respectivos tratamientos con zeolita. No se registraron diferencias entre los tratamientos en la vitalidad o en las anomalías de las patas y el cuerpo de los pollos. El contenido de humedad de la cama disminuyó del 36,2% en el control al 25,2, 23,6 y 21,8% en la cama tratada con zeolita respectiva. Se concluye que la inclusión de material zeolítico en la cama afectó positivamente el rendimiento de los pollos de engorde, las condiciones del gallinero y el contenido de humedad de la cama. Se recomienda una tasa de inclusión de hasta un 25% de zeolita en la arena que consiste en virutas de madera.

# Autor correspondiente. Correo electrónico: yalcin@cumhuriyet.edu.trPalabras clave: Clinoptilolita, mordenita, camada, rendimiento de pollos de engorde

Introducción

Las zeolitas son aluminosilicatos con estructuras estructurales que encierran cavidades ocupadas por grandes iones y moléculas de agua que tienen una considerable libertad de movimiento, lo que permite el intercambio iónico, el “tamizado” molecular, la absorción, difusión, deshidratación, deshidratación reversible y catálisis. Las propiedades fisicoquímicas de las zeolitas fomentan el uso de estos productos para usos agrícolas e industriales a gran escala, como fertilizantes y enmiendas del suelo, trampas de metales pesados, nutrición animal, tratamiento de excrementos y diversos usos acuícolas (Sand & Mumpton, 1978; Mumpton, 1981; Gottardi y Gali, 1985; Tsitsishvili

et al., 1992; Bish y Ming, 2001).

Debido a algunos efectos indeseables y problemas morales encontrados en el cultivo en jaulas de pollos de engorde, el material de cama y la cama se utilizan en muchos sistemas de producción avícola (Sarıca et al., 1996; Amón et al., 1997; Sarıca y Çam, 1998; Kelleher et al., 2002; McGahan et al., 2002; Aktan y Sağdıç, 2004). Se han utilizado muchos productos diferentes como arena según la disponibilidad. Independientemente de su costo, la basura puede afectar adversa y directamente la producción y la salud de las aves de corral o, indirectamente, prevenir el mantenimiento de ciertas condiciones ambientales en niveles deseables. El tipo de cama puede contribuir a defectos corporales y mortalidad de aves, proliferación de microorganismos relacionados con los niveles de humedad de la cama y al aumento de los niveles de gas y polvo en los gallineros (Moore et al., 1996; Sarıca y Çam, 1998).

 

Las virutas de madera se utilizan comúnmente como arena, pero debido a sus otros usos, se busca material de cama alternativo al que se pueda acceder de manera económica y fácil (Poyraz et al., 1991). Además, para unir amoniaco en el gallinero con el objetivo de reducir el pH de la cama y la concentración de microorganismos, y reducir la generación de amoniaco, se han aplicado a la cama varios químicos (Reece et al., 1980; Suspiro et al., 1984; Nakaue y Helgestad, 1989).

 

Las virutas de madera con varias proporciones de clinoptilolita natural más mordenita, un enfoque no informado en la literatura científica, se han utilizado como basura en esta investigación. Por lo tanto, el presente estudio tuvo como objetivo dilucidar los efectos de las combinaciones de estos productos como cama en la producción avícola, como cambios en el peso vivo, eficiencia alimenticia, vitalidad, variación en el contenido de humedad en la cama, defectos corporales y de patas.

 

Materiales y métodos

En el estudio, se obtuvieron pollos de engorde Ross 208 de 180 días de la empresa Öz-Ak con sede en Ankara. Las aves se dividieron en cuatro grupos de tratamiento. Los tratamientos se basaron en la composición de la cama (en% de volumen) en los corrales experimentales: Grupo 1: virutas de madera como arena (el grupo de control), Grupo 2: 75% virutas de madera + 25% zeolita, Grupo 3: 50% virutas de madera + 50% zeolita y Grupo 4: 25% virutas de madera + 75% zeolita. El interior de la nave de pollos de engorde se separó en 12 secciones de 1,2 m² cada una utilizando paneles de duralita de 1 m de altura. Los paneles se colocaron de tal manera que se evitara el intercambio de aire entre las secciones. Se asignaron quince aves, incluidos machos y hembras al azar, para cada sección. Los 180 pollitos se utilizaron en un arreglo de prueba aleatoria de 3 parcelas repetitivas con una densidad de población de 15 aves / m 2.

 

La zeolita utilizada en este estudio se recogió de unidades estratigráficas zeolíticas bien definidas en varias secciones medidas en la región de Sivas-Yavu de Turquía, y se examinó utilizando microscopios ópticos y electrónicos de barrido (SEM) y mediante difracción de rayos X en polvo (XRD). . Las caracterizaciones mineralógicas se llevaron a cabo en muestras a granel mediante un difractómetro automatizado Rigaku DMAX IIIC en la Universidad Cumhuriyet, Sivas. Las abundancias semicuantitativas de minerales en las muestras a granel se calcularon a partir de los patrones de XRD mediante el uso de factores de intensidad mineral de las intensidades máximas con base en un método externo (Yalçın, 1997) con un error relativo de ± 15%. Las muestras se examinaron utilizando un instrumento JEOL JSM 820 en la Dirección General de Investigación y Exploración de Minerales (Ankara) para determinar la forma, tamaño y relaciones de textura de los minerales de zeolita. Las tobas que contienen heulandita / clinoptilolita-mordenita son generalmente de color claro, bastante ligeras, con estratos finos-moderados y parcialmente laminadas, de grano fino, a menudo concoidales y duras. El material agregado a la hojarasca durante esta investigación estaba compuesto principalmente por clinoptilolita (50%), mordenita (40%), cuarzo (5%), feldespato (5%) y trazas de arcilla esmectítica (Figura 1).

 


Figura 1
Difractograma XRD de las tobas zeolíticas añadidas a la hojarasca

 

 

Después de que el piso de una sección se cubrió con zeolita (en los porcentajes indicados anteriormente), se agregaron virutas de madera, asegurando una mezcla exacta de virutas y zeolita de 5 cm de profundidad. Se colocaron contenedores de alimento y agua en cada sección y se proporcionó agua fresca ad libitum. Dependiendo de los contenedores de alimento, el alimento se pesó y se agregó cuando los niveles bajaron. Las alturas de los recipientes de alimento y agua se ajustaron a medida que crecían los pollos.

 

Se administró una dieta que contenía 220 g de proteína cruda / kg y 12,6 MJ de energía metabolizable / kg. ad libitum

hasta las cuatro semanas de edad, seguida de una dieta que contenga 200 g de proteína cruda / kg y 13,0 MJ metabolizables

 

energía / kg hasta la edad de sacrificio. Las composiciones químicas especificadas de las dietas obtenidas de la fábrica de piensos de Kayseri, Turquía, se presentan en la Tabla 1.

 

 

tabla 1 Composición del pienso según especificaciones de fábrica

 

Contenido  

Limites

1-4 semanas

g / kg

 

Limites

5-6 semanas

g / kg

Agua Max 120 Max 120
Proteína cruda Min 220 Min 200
Celulosa cruda Max 70 Max 70
Ceniza bruta Max 80 Max 80
Ceniza disuelta en sal de azufre de hidrógeno Max 10 Max 10
Max 3,5 Max 3,5
Lisina Min 12 Min 10
Metionina Min 5,0 Min 4.0
Cisteína Min 4.0 Min 3,5
Calcio Min 6.0 Min 6.0
Max 15 Max 15
Fósforo Min 6.0 Min 6.0
Sodio Min 1.0 Min 1.0
Max 30 Max 30
 

Energía metabolizable (MJ / kg)

Min 12,6 Min 13,0

 

 

La preparación de la nave de pollos de engorde se llevó a cabo según lo especificado por Türkoğlu et al. ( 1997) antes de la introducción

de los pollitos. El interior de la nave de pollos de engorde estaba ventilado naturalmente. Los grupos de tratamiento se distribuyeron aleatoriamente en las casas y se proporcionó el mismo flujo de aire, según lo declarado por Türkoğlu. et al. ( 1997). Por lo tanto, se eliminó una mejor o peor areolación para la cama de modo que el efecto observado sería debido a la zeolita. Antes de la introducción de los pollitos, la temperatura al nivel del pollito se mantuvo a 32 ° C con un sistema de iluminación que contenía bombillas de 150 W, cuya altura se podía ajustar. Como lo requiere Türkoğlu et al.

(1997), la temperatura a nivel de los pollitos se redujo cada semana de acuerdo con su crecimiento hasta alcanzar los 20 ° C en la cuarta semana, y luego se mantuvo a esta temperatura hasta el sacrificio. Las bombillas del techo se utilizaron para la iluminación cuando no se requería calefacción. El programa de iluminación suministró luz durante 24 horas durante los primeros tres días del ensayo y luego durante 23,5 horas hasta la edad de sacrificio.

 

Para evaluar los efectos del rendimiento de la zeolita utilizada como suplemento de la cama, se midieron los siguientes parámetros: peso vivo semanal como promedio de todas las aves, consumo de alimento semanal, eficiencia alimenticia y viabilidad en la primera a la sexta semana. La ingesta de alimento se corrigió por la mortalidad de los pollos de engorde al calcular la eficiencia alimenticia. Se obtuvieron muestras de hojarasca de puntos específicos en cada sección para anular la influencia de la distancia de los comederos y bebederos. Las muestras se secaron durante 24 ha 100 ° C para medir el nivel de humedad de la cama. Después del sacrificio, se registraron la apariencia de la canal y los defectos de las patas.

 

Los datos compilados se analizaron mediante el programa estadístico de Minitab con el patrón de prueba de parcelas aleatorias.

 

 

 

Resultados y discusión

La microscopía electrónica de barrido reveló que los cristales individuales de 3-10 µm tenían simetría monoclínica prismática característica en el ensamblaje clinoptilolita + mordenita + arcilla + feldespato (Figura 2a). Se desarrollaron clinoptilolitas euédricas en las tobas de ceniza vítrica y en las cercanías había partículas finas de esmectita. En otra muestra, las mordenitas fibrosas y aciculares curvadas se derivaron de vidrio volcánico (Figura 2b). Las mordenitas se presentaron como haces paralelos en microporos y se asociaron con clinoptilolita y feldespato; las fibras individuales tenían <1-2 µm de diámetro y 10-30 µm de largo. Que este material estaba compuesto principalmente por

 

clinoptilolita (Na, K) 6 ( Alabama 6 Si 30 O 72). 20H 2 O y mordenita Na 3 KCa 2 ( Alabama 8 Si 40 O 96). 28H 2 El O se corrobora por su composición química (elementos principales en% en peso y oligoelementos en mg / kg), como sigue: SiO 2 = 67,03,

 

TiO 2 = 0,31, Al 2 O 3 = 13,93, Σ Fe 2 O 3 = 1,85, MnO = 0,01, MgO = 1,49, CaO = 3,75, Na 2 O = 1,50, K 2 O = 0,48,

PAGS 2 O 5 = 0.06, pérdida por ignición = 8.90, Total = 99.31, Cr = 21, Ni = 9, Co = 6, Cu = 24, Pb = 24, Zn = 66, Rb =

39, Ba = 1569, Sr = 3751, Ga = 18, Nb = 16, Zr = 474, Y = 23, Th = 11.

 

 

 

 

 

 

 

 

Figura 2 Microfotografías SEM de tobas zeolíticas agregadas a la hojarasca: a) Clinoptilolitas laminadas rodeadas de escamas de esmectita, b) Paquetes de agujas de mordenita radiante desarrolladas en la matriz, clinoptilolitas laminadas y feldespatos prismáticos

Durante las primeras tres semanas de la prueba, los pesos vivos medios de los grupos de pollos de engorde criados en los diferentes tipos de cama no difirieron significativamente (Tabla 2). Desde la cuarta semana hasta el final del ensayo a las seis semanas, el peso vivo medio del grupo en la cama que no contenía zeolita fue más bajo (P> 0.05) que el de los grupos criados en cama suplementada con zeolita (Tabla 2).

 

Tabla 2 Peso vivo medio (g ± se) de los pollos de engorde durante las diferentes etapas del ensayo criados en diferentes tipos de material de cama

Tratamientos de arena *

 

Semanas

Virutas de madera

0% zeolita

Virutas de madera 25% de zeolita Virutas de madera

50% de zeolita

Virutas de madera

75% de zeolita

1 146 ± 7,0 145 ± 3,6 148 ± 2,7 146 ± 3,6
2 378 ± 7,0 378 ± 3,6 385 ± 5,0 382 ± 6,2
3 701 ± 9,5 707 ± 7,2 720 ± 6,9 714 ± 9,9
4 1082 ± 9,6 una 1110 ± 7,8 si 1122 ± 10,4 si 1112 ± 10,5 si
5 1489 ± 26,1 una 1540 ± 14,2 si 1558 ± 11,4 si 1544 ± 7,9 si
6 1935 ± 10,0 una 1970 ± 11,4 si 1996 ± 10,1 si 1978 ± 13,1 si

* Las medias dentro de la misma fila con superíndices, ab, difieren significativamente en P> 0.05

En un estudio de Sarıca et al. ( 1996) en el que se utilizó material clinoptilolítico como basura, una

Durante las primeras semanas del estudio se observó diferencia en el peso vivo a favor del clinoptilolítico, mientras que en el presente estudio esto ocurrió a partir de la tercera semana. Altan et al. ( 1998) también probaron clinoptilolítico como material de cama y no registraron diferencias estadísticas en el peso vivo de los pollos entre tratamientos. Sin embargo, en una investigación similar Sarıca & Demir (1998) registraron diferencias en el peso vivo de los pollos de engorde, lo que coincidió con los resultados del presente estudio. Aparte de la diferencia entre el clinoptilolítico utilizado en los estudios de Sarıca et al. ( 1996) y Altan et al. ( 1998) y la zeolita utilizada en el presente estudio, otra diferencia importante fue que, en el presente estudio, las subdivisiones experimentales en el galpón de pollos de engorde estaban separadas con barreras de 1 m de altura que impedían el flujo de aire entre las secciones, un factor no controlado en el otros dos estudios. Esta división de las secciones para evitar el flujo de aire correspondía al uso de

casas con ambiente controlado en el estudio de Sarıca & Demir (1998). Es probable que esto explique la similitud de respuesta entre nuestro estudio y el de Sarıca y Demir (1998).

El consumo de alimento acumulado de los grupos de tratamiento se da en la Tabla 3. Las diferencias entre los grupos fueron insignificantes (P> 0.05). Otros investigadores que llevaron a cabo estudios similares también han observado la ausencia de diferencias en el consumo de pienso (Sarıca et al., 1996; Altan et al., 1998). Esto significa que la misma cantidad de alimento consumida por los pollos de engorde que crecen en cama con zeolita añadida resultó en pesos vivos más altos que en los pollos de engorde que crecen en cama sin zeolita. Esto, a su vez, afectaría la eficiencia alimentaria. La eficiencia alimenticia de los pollos de engorde se presenta en la Tabla 3. De manera similar a los pesos vivos, se observaron diferencias (P <0.05) a favor de las aves en la cama de zeolita en comparación con el control en la eficiencia alimenticia durante la cuarta, quinta y sexta semanas de la prueba.

Tabla 3 Consumo de alimento y eficiencia alimenticia de los pollos de engorde criados en cama que contiene diferentes proporciones de virutas de madera y zeolita

Tratamientos de arena *

 

Semanas

Virutas de madera

0% zeolita

Virutas de madera 25% de zeolita Virutas de madera

50% de zeolita

Virutas de madera

75% de zeolita

Consumo de alimento acumulado (g)
1 141 ± 4.04 134 ± 6,08 137 ± 5,51 132 ± 5,29
2 497 ± 15,9 506 ± 17,1 508 ± 19,5 505 ± 19,16
3 1060 ± 55,2 1027 ± 28,7 1060 ± 43,7 1044 ± 30,3
4 1846 ± 56,1 1753 ± 52,2 1769 ± 72,6 1734 ± 78,0
5 2695 ± 114,5 2643 ± 15,7 2684 ± 47,9 2619 ± 75,7
6 3547 ± 68,4 3381 ± 67,5 3472 ± 92,0 3421 ± 79,7
Eficiencia alimenticia (g alimento / g ganancia de peso)
1 0,96 ± 0,06 0,92 ± 0,04 0,93 ± 0,02 0,90 ± 0,02
2 1,31 ± 0,03 1,34 ± 0,04 1,32 ± 0,04 1,32 ± 0,03
3 1,51 ± 0,06 1,45 ± 0,03 1,47 ± 0,04 1,46 ± 0,05
4 1,70 ± 0,04 una 1,58 ± 0,03 si 1,57 ± 0,05 si 1,56 ± 0,05 si
5 1,81 ± 0,04 una 1,71 ± 0,02 si 1,72 ± 0,02 si 1,69 ± 0,04 si
6 1,83 ± 0,04 una 1,71 ± 0,04 si 1,74 ± 0,04 si 1,73 ± 0,04 si

* Las medias dentro de la misma fila con superíndices, ab, difieren significativamente en P> 0.05

Se ha informado que las zeolitas pueden absorber el nitrógeno de algunos aminoácidos, estabilizándolos, pueden reducir la energía requerida para la producción de carne y también aumentar la utilización de calcio en el cuerpo (Quarles, 1985; Roland, 1988).

Quarles (1985) informó que algunas zeolitas tienen un efecto positivo, hasta un 2%, sobre la eficiencia alimentaria, mientras que otras no mostraron ningún efecto. Öztürk et al. ( 1996), por ejemplo, informó que la zeolita no tenía ningún efecto sobre la eficiencia alimentaria. Aunque el mecanismo de estos efectos no está claro, podría estar relacionado con características específicas de zeolitas específicas. Hay varios tipos importantes de fuentes de zeolita en la tierra, y estos se caracterizan por diferencias mineralógicas (Sand y Mumpton, 1978; Flanigen y Mumpton, 1981; Gottardi y Gali, 1981; Mumpton, 1981; Tsitsishvili, 1992). Se cree que tales diferencias mineralógicas son responsables de la diferencia en los resultados del presente estudio y de la investigación anterior con respecto al peso vivo y la eficiencia alimentaria (Quarles, 1985). Otro factor podría ser el tamaño de partícula de las zeolitas utilizadas, que normalmente no se informa. Altan et al. ( 1998) declaró que es posible que los polluelos consuman las zeolitas agregadas a la cama. En la presente investigación se utilizó toba zeolítica con tamaños de partícula <0,5 mm. Se cree que este factor junto con otros podrían haber contribuido a las diferencias observadas en la eficiencia alimenticia entre los estudios.

Los altos niveles de amoníaco en el gallinero se generan como resultado de la fermentación de excrementos de pollo (Valentine, 1964; Carlile, 1984; Whyte, 1993). Esto puede causar ceratoconjuntivitis de los ojos, reducir la frecuencia y la profundidad de la respiración y aumentar la sensibilidad debido a la irritación del moco en el tracto respiratorio (Valentine, 1964; Carlile, 1984; Whyte, 1993). Esto reduciría la tasa de desarrollo y disminuiría la eficiencia alimenticia (Reece et al., 1980) y performance (Homiden et al., 1997) de las aves.

Por el contrario, se sabe que la zeolita puede absorber amoniaco del aire (Dangare & Sabde, 1986). En las próximas semanas de desarrollo, naturalmente habrá un aumento de excrementos en la cama y, por lo tanto, en los niveles de amoníaco en el aire dentro de las secciones. El hecho de que los separadores entre los grupos experimentales limitaran el efecto de absorción de amoníaco de la zeolita dentro de la sección relevante en el presente estudio, podría haber contribuido a las diferencias estadísticas en el desempeño entre las aves en la cama suplementada con zeolita y el grupo de control.

Aunque las diferencias estadísticas observadas en los valores de eficiencia alimentaria durante la cuarta a la sexta semanas fueron similares a las de la segunda y quinta semanas en la investigación de Sarıca et al. ( 1996), la falta de diferencia en la sexta semana de su investigación está en desacuerdo con el presente estudio. Del mismo modo, en la investigación de Altan et al. ( 1998) no hubo diferencia en la eficiencia alimenticia entre tratamientos. Se sugiere que la razón por la cual los estudios previos no revelaron diferencias estadísticas en el peso vivo y la utilización de alimento con el uso de cama suplementada con zeolita, podría ser la ventilación conjunta de las casas que podría haber causado que las zeolitas también influyeran indirectamente en los grupos de control. . Los resultados de Sarıca y Demir (1998) apoyaron este punto de vista.

La viabilidad de las aves en los grupos de tratamiento se da en la Tabla 4. No hay diferencia significativa (P>

0,05) entre los valores medios obtenidos.

Cuadro 4 La viabilidad (%) de los pollos de engorde criados en cama que contiene diferentes proporciones de virutas de madera y zeolita

Tratamientos de arena *

 

Semanas

Virutas de madera

0% zeolita

Virutas de madera 25% de zeolita Virutas de madera

50% de zeolita

Virutas de madera

75% de zeolita

1 100 100 100 100
2 100,0 ± 0 97,8 ± 3,85 100,0 ± 0 100,0 ± 0
3 95,6 ± 3,85 97,8 ± 3,85 97,8 ± 3,85 97,8 ± 3,85
4 95,4 ± 3,99 93,3 ± 0 93,0 ± 0,27 93,3 ± 0
5 93,2 ± 0,27 93,2 ± 0,27 93,0 ± 0,27 93,2 ± 0,27
6 93,2 ± 0,27 93,2 ± 0,27 93,0 ± 0,27 93,0 ± 0,27

* Diferencias no significativas (P> 0.05)

La falta de una diferencia estadística en la viabilidad entre los grupos experimentales está de acuerdo con los hallazgos de otros investigadores (Sarıca et al., 1996; Altan et al., 1998; Sarıca y Demir, 1998). Aunque las temperaturas ambientales (por encima de los promedios estacionales en todo el país en agosto de 2000 cuando se realizó la investigación) causaron muertes masivas en gallineros con ventilación insuficiente, las aves en el gallinero experimental no se vieron afectadas negativamente por esas temperaturas. Se cree que esta situación está relacionada con la característica absorbente de calor de las zeolitas (Mumpton, 1981).

Cuadro 5 Porcentaje de humedad (% ± se) al final del ensayo en arena que contiene diferentes proporciones de virutas de madera y zeolita

Tratamientos de arena *

 

Semana

Virutas de madera

0% zeolita

Virutas de madera 25% de zeolita Virutas de madera

50% de zeolita

Virutas de madera

75% de zeolita

6 36,2 ± 3,91 una 25,2 ± 5,94 si 23,6 ± 3,97 si 21,8 ± 3,99 si

* Las medias dentro de la fila con superíndices, ab, difieren significativamente en P> 0.05

Dependiendo del tipo de arena utilizada, pueden ocurrir varios problemas en el gallinero debido a la humidificación de las excretas. Ciertos productos químicos, como paraformaldehído, superfosfato, ácido fosfórico, sulfato de hierro, cal, ácido acético, ácido propiónico y antibióticos se han agregado a la basura para prevenir la proliferación bacteriana y la generación de gases, particularmente de amoníaco (Reece et al., 1979; Acústica y

 

Nesheim, 1990; North y Bell, 1990; Sarıca et al., 1996; Sarıca y Çam, 1998). Los niveles medios de humedad en la hojarasca medidos al final del período experimental se dan en la Tabla 5. Las diferencias observadas entre el grupo de control y los grupos suplementados con zeolita resultaron ser significativas (P <0.05). Esto está de acuerdo con los resultados de Sarıca. et al. ( 1996), Altan et al. ( 1998) y Sarıca y Demir (1998). Estos resultados, que aparentemente se deben a las características de absorción de humedad de las zeolitas (Flanigen & Mumpton, 1981), también están en línea con informes anteriores en la literatura. La baja humedad de la cama está indirectamente relacionada con el nivel de amoníaco en el gallinero. Los niveles más bajos de humedad en los grupos de investigación con zeolita agregada, sugieren una ventaja adicional de la cama suplementada con zeolita.

 

La notoria ausencia de anomalías corporales o de los pies en todos los grupos de investigación está en consonancia con los resultados de otras investigaciones. Se sugiere que el tamaño de partícula de las zeolitas utilizadas podría tener una influencia física en los defectos corporales y de los pies. El tamaño de partícula de las zeolitas utilizadas en esta investigación fue <5 mm, e incluso en el grupo de tratamiento en el que se incluyó un 75% de zeolita en la cama, no se observaron defectos corporales ni en las patas. Este resultado se considera digno de mención. Es bien sabido que las zeolitas utilizadas en el material de cama tienen ciertas diferencias estructurales y las variedades fibrosas pueden ser cancerígenas (Davis, 1993). Suzuki (1982) determinó que se desarrollaron mesoteliomas en la mayoría de los ratones que recibieron erionita y ninguno en los ratones inyectados con mordenita. Por tanto, la selección del tipo de zeolita a utilizar también es importante.

 

Conclusiones

La ausencia de diferencias estadísticas entre el peso vivo y la eficiencia alimenticia durante las primeras semanas, y la observación de diferencias en las últimas semanas, son significativas. Una densidad de población de 15 pollitos / m 2 se mantuvo durante todo el período de estudio y, aunque el área por pollito estuvo por encima de las normas en las primeras semanas, la frecuencia ideal se alcanzó a través del desarrollo a medida que envejecían.

También se espera que la cantidad de excretas en la cama y la densidad del gas amoniaco relacionado en las secciones sean menores durante las primeras semanas en comparación con las semanas posteriores. En estas situaciones, la cama suplementada con zeolita al 25% será adecuada en naves de pollos de engorde con alta densidad de población al principio o en naves con baja densidad de población en las últimas tres semanas, aunque la adición de 25 a 75% de zeolita a la cama proporcionó la misma ventaja. .

Agradecimientos

Este estudio fue apoyado por la División de Proyectos de Investigación Científica de la Universidad Cumhuriyet, Sivas. Los autores desean agradecer a Sinan Yurtoğlu por su cuidadoso trabajo de laboratorio, Fatma Yalçın por los análisis XRD y Ali İşcan por las fotomicrografías SEM. Estamos en deuda con Stevene Mittwede, quien ayudó a mejorar el inglés de este documento.

Referencias

Aktan, S. & Sağdıç, O., 2004. Rosa seca ( Rosa damasquinado Mill.) Escoria: un material de arena alternativo en

producción de pollos de engorde. S. Afr. J. Anim. Sci. 34, 75-79.

Altan, A., Altan, Ö., Alçiçek, A., Nalbant, M. & Akbaş, Y., 1998. Utilización de zeolita natural en aves de corral. YO.

Efectos de la adición de zeolita a la cama sobre el rendimiento de los pollos de engorde, la humedad de la cama y la concentración de amoníaco. J. Agr. Fac. Ege Univ. 35, 1-3. (en turco, resumen en inglés).

Amon, M., Dobeic, M., Sneath, RW, Phillips, VR, Misselbrook, TH & Pain, BF, 1997. A escala de granja

Estudio sobre el uso de zeolita y desodorasa de clinoptilolita para reducir las emisiones de olores y amoniaco de los gallineros. Bioresour. Technol. 61, 229-237.

Austic, RE & Nesheim, MC, 1990. Producción avícola. Lea y Febiger (13ª ed.), Filadelfia, Londres. Bish, DL & Ming, DW, 2001. Zeolitas naturales: presencia, propiedades, aplicaciones. Rev. Min.

Geochem. 45, 654 págs.

Carlile, FS, 1984. Amoníaco en gallineros. Una revisión de la literatura. Poult del mundo. Sci. Japón. 40, 99-133. Dangare, MK & Sabde, DP, 1986. Zeolita, un material único para la industria avícola. Poult del mundo. Cong.,

Nueva Delhi, India. págs. 857-567.

Davis, JMG, 1993. Ensayos in vivo para evaluar los efectos patógenos de los minerales en roedores. En salud

Efectos de los polvos minerales. Rev. Miner. Eds. Guthrie, GDJr. & Mossman, BT, Rev. Mineral., Mineral. Soc. Amer., Washington. 28, 471-487.

 

Flanigen, EM & Mumpton, FA, 1981. Propiedades comerciales de zeolitas naturales. En: Mineralogía y

Geología de zeolitas naturales. Ed. Mumpton, FA, Book Crafters Inc., Michigan. págs. 165-174. Gottardi, G. y Gali, E., 1985. Natural Zeolites. Springer-Verlag, Berlín. 409 págs.

Homiden, A., Robertson, JF & Petchey, AM, 1997. Efecto de la temperatura, la basura y la intensidad de la luz en

producción de amoníaco y polvo y rendimiento de los pollos de engorde. Br. Pavipollo. Sci. 38, 5-6.

Huff, WE, Malone, GW & Chaloupka, GW, 1984. Efecto del tratamiento de la cama en el rendimiento de los pollos de engorde y

ciertos parámetros de calidad de la cama. Pavipollo. Sci. 63, 2167-2171.

Kelleher, BP, Leahy, JJ, Henihan, AM, O’Dwyer, TF, Sutton, D. y Leahy, MJ, 2002. Avances en

tecnología de eliminación de basura avícola – una revisión. Bioresour. Technol. 83, 27-36.

McGahan, E., Kolominskas, C., Bawden, K. y Ormerod, R., 2002. Estrategias para reducir las emisiones de olores

de granjas de pollos de carne. Proc. Pavipollo. Inf. Exc ª. págs. 27-39.

Moore, PA, Daniel, TC, Edwards, DR & Miller, DM, 1996. Evaluación de enmiendas químicas para

Reducir la volatilización del amoníaco de la basura de las aves. Pavipollo. Sci. 75, 315-320.

Mumpton, FA, 1981. Utilización de zeolitas naturales. En: Mineralogía y Geología de Zeolitas Naturales. Ed.

Mumpton, FA, Book Crafters Inc., Michigan. págs. 177-204.

Nakaue, HS & Helgestad, E., 1989. Aplicación de bisulfato de sodio en cama de pollos de engorde usada y efectos sobre

el rendimiento de los pollos de engorde y el entorno del galpón. Pavipollo. Sci., Abstr. pp.104.

North, MO y Bell, DD, 1990. Manual de producción comercial de pollos. (4a ed.), Publ, Nostrand,

Reinhold, Nueva York, Estados Unidos.

Öztürk, E., Sarıca, M. & Karaçay, N., 1996. Los efectos de la adición de zeolita natural a las dietas de pollos de engorde

rendimiento y propiedades de la carcasa. IV. Nat. Nuc. Agric. Anim. Cong., Universidad de Uludağ. Bolsa. págs. 39-

  1. (en turco).

Poyraz, Ö., Özçelik, M., Çep, S. & Bahadıroğlu, ME, 1991. Las proporciones de uso de diatomita como basura en

producción de pollos de engorde. J. Vet. Medicina. Assoc. 45-47 (en turco, resumen en inglés).

Quarles, CL, 1985. Zeolitas: Un nuevo ingrediente puede cortar lo necesario para producir harina roja de ave. Piensos 7,

35-36.

Reece, FN, Bates, BJ & Lott, BD, 1979. Control de amoníaco en gallineros. Pavipollo. Sci. 58, 754-755. Reece, FN, Lott, BD & Deaton, JW, 1980. Amoníaco en la atmósfera durante los efectos de crianza.

rendimiento de los pollos de engorde. Pavipollo. Sci. 59, 486-488.

Roland, DA, 1988. Ethacol: ¿Tiene un lugar en las raciones de aves de corral? Piensos 60, 15-16.

Sand, LB & Mumpton, FA, 1978. Zeolitas naturales: presencia, propiedades, uso. Pergamon Press, Londres.

546 págs.

Sarıca, M. & Çam, MA, 1998. Los efectos de los materiales de cama reutilizados en el rendimiento y la cama de los pollos de engorde.

propiedades. Tr. J. Vet. Anim. Sci. 22, 213-219. (en turco, resumen en inglés).

Sarıca, M. & Demir, Y., 1998. El efecto de la cama evaluada con zeolita en el desempeño de los pollos de engorde y

condiciones ambientales de las naves de pollos de engorde. J. Agric. Fac. Universidad Ondokuz Mayıs. 13, 67-78 (en turco, resumen en inglés).

Sarıca, M., Saylam, SK, Öner, F. & Karçay, N., 1996. El efecto de la arena suplementada con zeolita en la

rendimiento de los pollos de engorde y propiedades de la cama. Anim. Cong. ’96, Esmirna. págs. 346-352. (en turco, resumen en inglés).

 

 

Suzuki, Y., 1982. Efectos carcinogénicos y fibrogénicos de las zeolitas. Reinar. Res. 27, 433-445.

Tsitsishvili, GV, Andronikashvili, TG, Kirov, GN y Filizova, LD, 1992. Zeolitas naturales. Ellis

Horwood Ltd., Inglaterra. 295 págs.

Türkoğlu, M., Arda, M., Yetişir, R., Sarıca, M. & Erensayın, C., 1997. Producción de pollos de engorde. En: aves de corral

Ciencia, Otak Form-Ofset, Samsun. pp.167-185. (en turco).

Valentine, H., 1964. Un estudio del efecto de diferentes tasas de ventilación sobre la concentración de amoníaco en el

atmósfera de las naves de pollos de engorde. Br. Pavipollo. Sci. 5, 149-159.

Whyte, RT, 1993. Contaminantes aéreos y la salud de los avicultores. Poult del mundo. Sci. J. 49, 139-156. Yalçın, H., 1997. Apariciones de zeolitas en el centro norte de Anatolia relacionadas con el vulcanismo submarino del Eoceno en

Pavo. Toro. Ing. Fac. Cumhuriyet Univ. Serie A-Earth Sci. 14, 43-56. (en turco, resumen en inglés).

×

¡Hola!

¿Necesita ayuda? Estamos en WhatsApp o puedes enviarnos correo a contacto@avigan.hn

× Contáctenos por WhatsApp